Uncategorized

La tabla de sanación con energía taquiónica

La tabla de sanación con energía
taquiónica

La tabla de sanación con energía taquiónica fue practicada en el
Antiguo Egipto hace unos 7.000 años, como lo atestigua cantidad de esfinges de
faraones sentados, con los pies abiertos y manos sobre las piernas. El cuerpo
se orienta en uno de los canales respecto al N. magnético, y con la posición variable
de pies y manos se dirige la energía taquiónica al punto exacto que se va a
tratar, sea delante, posterior o en el interior de nuestro cuerpo, desde el
cráneo a los pies. Yo lo práctico debajo de una pirámide, orientada con una
cara al N. magnético, y a cierta distancia de la cabeza.
 La energía taquiónica se concentra
debajo del vértice de la pirámide, por su efecto multiplicador, en la llamada
cámara del rey y penetra por nuestro chacra superior al cerebro,
distribuyéndose por nuestro interior y atravesando nuestras células hasta
llegar al punto elegido, de forma que vamos regenerando células y órganos a las
funciones correctas necesarias. En caso de desequilibrios o enfermedades
hereditarias, la tabla de sanación también le devuelve la función que precisa.
Cuando tienes práctica notas cómo discurre esa energía por diferentes partes
del cuerpo, abriendo nuevos canales energéticos, generalmente en manos y pies.

Al mismo, tiempo va regenerando en menor medida otros órganos. Hay cosas
como golpes, lumbalgias, micciones frecuentes, etc que ves los excelentes
resultados de 1 a 3 horas intensivas, o enfermedades que notas la reacción en
días o semanas. Pronto paraliza los procesos degenerativos, y antes de 3 meses
empiezas a notar resultados en casos de gravedad, normalmente.
Con la tabla de sanación  tiene
respuesta a todos los males, en mayor o menor medida, dependiendo del tiempo de
práctica, que recomiendo en unas dos horas diarias mínimo para casos
importantes. Nuestro cuerpo está formado en el 70 % por líquido, por lo que las
células se van reordenando paulatinamente, regenerando íntegramente nuestros
órganos y haciéndolos autosuficientes.
 El japonés Masaru Emoto ha
experimentado con la música y la voz sobre reordenar las moléculas del agua, y
en éste caso es la tabla de sanación  y la
energía taquiónica piramidal las que obran el milagro. 
Hay quien se conforma con sanar su enfermedad, que ya es mucho. Mi
intención es mucho más ambiciosa, tras casi 12.000 horas de prácticas y 25.000
durmiendo bajo pirámide. He regenerado los meniscos, sin huella de intervención
en el izquierdo, hernia de hiato, estómago, próstata, micciones frecuentes,
circulación sanguínea, vista, caries, artrosis y artritis, y en ése punto
desaparecen cicatrices y arrugas profundas, manchas en manos y cuerpo por la
senectud, y el crecimiento del cabello, etc y otros como esclerosis múltiple,
desahuciados como hemiplegia a los 5 años del A.C.V y un caso de leucodistrofia
infantil, que superó hace 8 meses el límite de vida que le dieron, en franca
mejoría. Espero morir de viejo, no por enfermedad, y en buenas condiciones cuántos
pueden ser los años de vida. Quiero saber éstas respuestas.  
Despertemos
consciencia, en beneficio propio y del Universo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *